miércoles, 19 de mayo de 2010

DESARROLLO DEL SISTEMA MUSCULAR..

DESARROLLO DEL SISTEMA MUSCULAR.


El sistema muscular se desarrolla casi en su totalidad a partir del mesodermo. Los diferentes tipos de músculo derivan de distintos fuentes de mesodermo: así, tenemos que el músculo esquelético deriva del mesodermo paraxial, el músculo liso se diferencia de la hoja esplácnica del mesodermo lateral que rodea al intenstino y sus derivados, y por último el músculo cardiaco que proviene del mesodermo esplácnico que circunda al tubo cardiaco.
 
 
MÚSCULO ESTRIADO ESQUELÉTICO.


Recordemos que el músculo estriado se diferencía del mesodermo paraxial, el cual forma somitas desde la región occipital hasta la región sacra del embrión. Los somitas a su vez se dividen en regiones que posteriormente se diferenciarán en esclerotomo y el dermomiotomo; este último a su vez se dividirá en dermatomo y dos regiones formadoras de músculo los futuros miotomos. Dentro del somita, cada miotomo típico tiene una división dorsal epiaxial o epímero y una división ventral hipoaxial o hipómero.

Las células miogénas del epímero migran ventralmente para la formación de los músculos epaxiales profundos de la espalda. Algunos derivados de esta región son los músculos extensores del cuello y de la columna vertebral. Las células que provienen del hipómero contribuyen a la formación de la musculatura de la pared corporal (hipoaxial ó hipomérica). Los músculos a los que darán origen en el adulto son: músculos escalenos, prevertebrales, genohioideo, e infrahioideo, flexores lateral y ventral de la columna vertebral, cuadrado lumbar, diafragma pélvico, por mencionar algunos.

Durante la diferenciación, de las células musculares, los mioblastos o células precursoras, se fusionan y forman estructuras cilíndricas, alargadas, multinucleadas, llamadas miotubos. Durante su diferencición los miotubos se revisten de láminas externas que los separan del tejido conjuntivo circundante. Los fibroblastos producen la vaina del permisio y el epimisio de la vaina fibrosa; el endomisio está compuesto por la lámina externa, derivada de la fibra muscular, y por fibras reticulares. Muy pronto aparecen miofibrillas en el citoplasma, y al final del tercer mes, aparecen las estrías típicas del músculo esquelético. A nivel molecular, éstos fenómenos están precedidos por la activación del gen que codifica a la proteína morfogenética de hueso cuatro (ó BMP4) y probablemente del factor de crecimiento de fibroblastos en la lámina de mesodermo lateral; esta señal junto con la de las proteínas WNT del ectodermo adyacente son inductores miogénos en las células del borde ventrolateral del somita que formará al hipómero, ya antes mencionado.

La expresión de los genes específicos del músculo, Myo-D y Myf 5 con la secreción simultánea de BMP4 por el ectodermo suprayacente, induce la producción de WNT en la región dorsal del tubo neural y combinada con la baja difusión de la señal de la proteína Sonic hedgehog desde la notocorda y la placa del piso del tubo neural, provocan expresión de Myf-5 y Myo-D en las células del borde dorsomedial del dermomiotoma y por tanto su determinación a células miogénas.

La inervación de los músculos segmentarios está dividida en un ramo primario dorsal para el epímero y un ramo primario ventral para el hipómero. Estos nervios permanecerán con su segmento muscular original, establecido en la embriogénesis, y lo respetarán durante toda la migración.

La unión entre los músculos y los huesos se conocen como tendones y embriológicamente derivan de las células del esclerotomo cercanas a cada uno de los miotomos.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada